Greenwich, atardeceres que enamoran.

_MG_4729.jpg
En un día soleado, Greenwich es una de los mejores lugares para hacer un picnic.

Hablar de Greenwich es hablar de la hora. No habrá persona humana, quizá alguna tribu perdida del Amazonas, que no sepa que la hora mundial se regula a partir del meridiano de Greenwich situado en una colina al sureste de Londres. Pero antes de hablar de usos horarios querido lector, quiero hacer una aclaración para todo aquel que no esté del todo familiarizado con el lenguaje de Shakespeare. Repitan conmigo… Gre – nich. Grengüich está mal, muy mal. Se dice Gre-nich. Dicho lo cual.

La visita a Greenwich bien merece la pena. Y hay para todos los públicos, desde pasar un día en familia o con los amigos hasta una primera cita inolvidable con atardecer de esos que quitan el hipo. Y todo ello casi siempre rodeado de barcos. Vayamos por partes.

Llegar es más que fácil. Todo el mundo va directamente a la parada del DLR de Cutty Sark y desde allí comienza su visita (ahora volveremos a ella) Pero si tienes tiempo y te apetece darte un paseo por las profundidades del río Thames (sí, has leído bien) puedes ir hasta la parada de Island Gardens y atravesar el cauce del río a través del Greenwich Foot Tunnel con más de 100 años de historia. Para atravesar los 370 metros entre una orilla y la otra tendremos que descender hasta una profundidad de 15 metros. No os esperéis algo increíble, es solo una curiosidad, pero ya el hecho de saber que sobre vuestras cabezas hay millones de litros de agua ya merece la pena el paseo.

img_20140906_112255
El Cutty Sark.

Pero la mejor opción es dirigirte a la parada de Cutty Sark y empezar la ruta desde allí. Y lo es por dos razones. La primera es porque saldrás justo al lugar donde se encuentra varado el Cutty Sark, famoso, además de darle el nombre a un whisky, por ser el barco tipo clipper más rápido y revolucionario de la época. Actualmente se conserva en un dique seco como barco-museo y todo aquel que quiera (y pague la cara entrada) puede visitarlo y conocer los entresijos de la navegación anterior a los barcos de vapor. Hay que aclarar que no es original al 100%. En 2007, en pleno proceso de restauración, se incendió quedando gravemente dañado, y tuvieron que volver a reconstruirlo. Una visita interesante si eres amante de todo lo relacionado con la navegación, y si no un par de fotos y a continuar el día en Greenwich que aún quedan barcos por ver.

Pero para mi la principal razón de comenzar aquí es una tan mundana como que nada más salir encontrarás un supermercado bien provisto. Sin duda lo mejor que tiene Greenwich son sus increíbles vistas de la ciudad y las grandes explanadas de césped donde poder tirarte con una manta de cuadros y hacer un muy british picnic en la hierba. Surtido de quesos, embutidos variados, hummus, crackers, algo de fruta y una buena botella de vino hacen de la visita un día perfecto.

Así que, una vez bien provisto de avituallamiento nos dirigiremos hacia la zona conocida como Maritime Greenwich (declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO).  El primer lugar que nos encontraremos es el Old Royal Naval College, uno de los edificios más bonitos de todo Londres, con sus grandes cúpulas blancas que te recordarán a la de la catedral de Saint Paul.

_MG_4718.jpg
En la cúpula de la derecha se encuentra el increible Painted Hall.

Antiguamente allí se alojaba la Royal Navy Academy y el Royal Hospital. Hoy en día merece la pena visitar el Painted Hall, un salón con una de las mejores pinturas de Europa, conocido como la Capilla Sixtina londinense y lugar donde se instaló la capilla ardiente del almirante Nelson tras fallecer en la batalla de Trafalgar.  Quizás cuando pasees por sus edificios y grandes explanadas verdes todo esto te sonará de algo.  Y es que aquí se han rodado infinidad de películas como El discurso del Rey, Los miserables, Cuatro bodas y un funeral, Los Vengadores e incluso algunas escenas de Piratas del Caribe.

 

Dirigiéndonos hacía la colina y dejando a la espalda el río Thames nos encontramos con el Museo Naval (ya os dije que la jornada iba de barcos, y no son los últimos) en el que podemos conocer la historia naval del Reino Unido. En su interior encontramos más de dos millones de piezas relacionadas con el mar y la navegación. Está bastante orientado al público infantil, pero ya que la visita es gratis, puedes entretenerte un rato antes de subir a contemplar las vistas desde el Real Observatorio de Greenwich.

Y por fin ponemos rumbo a lo alto de la colina, allí se sitúa la línea que divide el este del oeste, el grado 0 desde el cual se establece la hora mundial. Allí podrás ponerte a horcajadas  y hacer una divertida foto con tu cuerpo dividido por el meridiano de Greenwich.  Pero para hacer esa foto tendrás que pagar la entrada al museo. Relojes, cronómetros, instrumentos astronómicos y telescopios forman parte de la colección permanente del museo. No tardarás más de una hora en recorrer todas sus salas. Se te pasará el tiempo volando entre tanto reloj (chistaco).

_MG_4740.jpg
Royal Obserbatory de Greenwich. Aquí siempre hacen 0º.
13912859_10154422479373967_5344230116513297568_n
El Sol poniéndose por detrás del Shard y el London Eye.

Pero vayamos a la mejor parte de la visita. Es cierto que los días con el cielo despejado en Londres son los menos, pero si tienes la suerte de que el sol brille, desde Greenwich podrás disfrutar uno de los más impresionantes atardeceres que has visto en tu vida. Con la
increíble visión de todo el skyline de Londres,  podrás ver como el sol va poniéndose lentamente por detrás del puntiagudo Shard, uno de los más altos rascacielos de Europa, llenando el cielo de la capital británica de un intenso naranja y diferentes tonos pastel que te hará plantearte incluso si estás en una gran ciudad o en mitad de las montañas o una isla caribeña. A pesar de lo voraz estresante y  muchas veces desgraciada que puede resultar a veces Londres, momentos como este, hacen reconciliarte con esta ciudad y darte cuenta de que estás en una de las ciudades más increíbles del mundo.

13932689_10154429532173967_3494654270659453085_n
Cheers London!

Estar viendo todo Londres, desde la cúpula del Milenio del O2, la zona financiera de Canary Wharf, los edificios de la city londinese, la catedral de Saint Paul o el serpenteante río Thames, mientras tomas una copa de vino y disfrutas un momento de paz es uno de esos instantes que te hacen enamorarte más si lo estás disfrutando con alguien especial.

 

IMG_20140521_175947.jpg
Pasar por debajo del icónico Tower Bridge es una experiencia inolvidable.

Y para completar un día fabuloso, la guinda del pastel puede ser un viaje en barco a través de Thames justo cuando todos los edificios comienzan a iluminarse y las luces inundan Londres dándole un aspecto mágico. Mucha gente comienza esta jornada embarcándose en el London Eye llegando hasta Greenwich durante las horas de luz. Sin duda no os equivocaréis, pero para mí la iluminación nocturna le aporta al viaje algo especial. Pasar por debajo de Tower Bridge iluminado, los rascacielos de la City con cada una de sus ventanas encendidas, las farolas del Queen´s walk con su tenue luz o el London Eye llenando la noche con sus luces rojas es una gran experiencia. Al ser líneas regulares de transporte el viaje lo puedes realizar con la Oyster Card y solo os costará 6,30£. Pero ojo con confundirse y coger uno de los barcos turísticos porque entonces el precio se os va a disparar algo (mucho).

Pues hasta aquí hemos llegado. Espero que hayáis disfrutado.

EXTRAS:

  1. tavernSi no queréis pasar por tanto museo, si no queréis llevar vuestra propia bebida o bien porque hace un día típico londinense, un día de perros, una de nuestras lectoras nos recomienda uno de los pubs más bonitos de la de la zona de Greenwich, el Cutty Shark Tavern. Con tres pisos de altura y grandes ventanales hacia el río, y una buena carta de comida tradicional británica, es una gran alternativa para disfrutar junto a una pinta de cerveza de las vistas al río Thames.
  1. Para los adictos a los mercadillos (¡presente!) podéis hacer una visita al pequeño Greenwich Market. Abierto de lunes a domingo cuenta con sus obligatorios puestos de comida, productos frescos y puestos de artesanía local. A partir del jueves el mercado se completa con diferentes puestos de ropa vintage, antigüedades, vinilos, libros viejos y mucho más.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s